Trucos psicológicos para decir no a un niño sin que se enfade · BVG Psicologia
17232
post-template-default,single,single-post,postid-17232,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default

Trucos psicológicos para decir no a un niño sin que se enfade

Cómo decir no a un niño sin que se enfade

Trucos psicológicos para decir no a un niño sin que se enfade

Juliet miró a su madre, sus manos ya en el bote de pintura. “¿Mamá? ¿Podemos pintar un poco más? ¿Por favor?”

Su madre, cansada y en medio de la firma de un memorando escolar, miró a su hija y suspiró. Se suponía que esto era tiempo de limpieza. Se estaba haciendo tarde, pero, de nuevo, no quería discutir. “Tal vez la semana que viene, cariño”, dijo, acercándose a la mesa y comenzando a limpiar la mesa. Y luego, al ver que la cara de su pequeña niña comenzaba a desmoronarse, dijo: “O tal vez incluso mañana. Ya veremos.”

Aprende los trucos psicológicos para decir no durante la crianza de los niños y que sea educativo y tranquilizante para tu pequeño/a y aprenda a aceptar el no a sus peticiones. No queremos lidiar con que nuestro hijo se enfade, por lo que ‘evitamos’ decir que no. Termina siendo casi un soborno emocional debido a nuestros propios sentimientos que existen detrás de la solución.

“Ese sentimiento es algo así como: Si no te enfadas, te lo daré más tarde. Aunque, si tu hijo es como otros niños, escucharán el ‘acuerdo’ en esa solución y ahí es cuando comienzan las negociaciones interminables. “¿Qué tal si lo hacemos por 5 minutos y eso será todo?” Es la solución que podría decir mientras trata de evitar que empieces a hacer otra cosa.

Son muchos los padres que recurren a la consulta de psicólogos Rincón de la Victoria para aprender a tratar con los niños y sus berrinches, y por ello, desde nuestro blogs te vamos a dar un par de ideas muy positivas para la crianza.

Pautas para corregir fácilmente

Los padres se ponen tímidos al decir que no debido a los sentimientos que les quedan de su propia educación. Los padres criados con un áspero “No” podrían, en un esfuerzo por salvar a sus propios hijos de ellos, convertirse en no confrontativos, pero existen pautas para corregir este problema fácilmente.

Pueden estar cansados ​​y no estar listos para el retroceso que puede venir con un no. Es posible que otros nunca hayan escuchado “No” de padres bien intencionados y no sepan cómo decirlos.

Pero no decir que no puede ser realmente confuso para un niño. Y les deja poco espacio para sus propios sentimientos. Cuando comprendemos que los niños se benefician al liberar su tensión y sus miedos a través de berrinches y llantos, un no firme puede ser un verdadero regalo para ellos.

Los niños que buscan un pretexto para llorar pueden empujar y empujar los límites. Cuando nos mantenemos cerca de los niños mientras lloran, podemos ofrecerles el calor y la conexión que necesitan para sentirse mejor.

Saber escuchar, para saber hablar

Es mejor que el niño aprenda que muchas veces recibirá un no a estar continuamente negociando con ellos

Los niños que no escuchan un no pueden continuar presionando o internalizar los sentimientos hasta que surjan la próxima vez. “Preparamos a los padres para la frustración y, en última instancia, el fracaso si les enseñamos a solucionar el problema en lugar de apoyarlos para que aprendan a decir ‘no’ de manera simple, amorosa, incluso juguetona y sin explicación.

Porque ser escuchado nos ayuda a despejar el equipaje emocional, explorar cómo te sientes acerca de los límites, cómo se establecieron los límites en tu casa al crecer y lo que la palabra no significa para ti puede ser útil. Prueba esto en una asociación de escucha o con alguien que pueda escucharte bien.

Como muchos de nosotros sabemos muy bien, esta palabra de dos letras puede tener un gran peso y con demasiada frecuencia se usa como un arma. Pero un no no tiene que ser duro.

Intente decir lo más ligero que no pueda durante su tiempo de escucha, o dígalo juguetonamente. Intenta decir la palabra usando mucho calor y contacto visual.

Intenta incluso decir no, no, no repetidamente hasta que te sientas cómodo. O cántalo con tu voz operística más dramática. Luego, tome de la lista a continuación, adáptelos a situaciones comunes en su casa y conviértalos en suyos.

En cierto sentido, estamos reclamando la palabra ‘no’, por lo que no se trata de un límite estricto, sino de algo que puede ser liviano, conectante, lúdico y, sin embargo, que tiene un límite firme. A menudo es ese límite claro en lugar del vago “quizás la próxima semana” lo que permite que un niño acceda a sus sentimientos.

Un no, no necesita sonar malvado ni gritar para ser efectivo y no tiene que evitarse. A veces, tu estilo de decir no puede ser tan predecible que se convierte en una fuente de humor. A continuación, algunas de las respuestas más recurrentes entre los papás y mamás y sus pequeños:

  • “Mamá, ¿puedo comer dulces?” – “Sé que quieres … lo siento, no puedo dejarte”.
  • “Mamá, no quiero ir a la escuela” – “Sé que no quieres … lo siento, pero tienes que hacerlo”.
  • “Mamá, odio a mi hermana” -“Lamento que te sientas así … lo sé”.

Es más, a veces comienzan a hablar de cosas ridículas a las que muchos padres tienen que decirles” lo sé” con una cara seria.

 

trucos psicologico para decir no a las niñas

 

Utilizando este enfoque, la madre descrita anteriormente le diría a Juliet: “Sé que quieres seguir pintando, pero es hora de limpiar”. Cuando llora, mamá se calla, se queda acerca y la apoya.

De esta forma la niña aprenderá que muchas veces recibirá un no y ese no no tiene que ser algo malo o negativo, si no que simplemente no es el momento para hacer algo.

17 maneras amables de decirle no a su hijo sin mentir

Respira hondo y prueba estas maneras de decir no a un niño sin mentir ni que se enfade (quizá hoy se enfadará, pero un día dejará de hacerlo al verlo como algo natural):

  • “No.” (La forma más fácil de decir no, o incluso intentar, no, no, no “.)
  • “No puedo dejarte hacer eso”.
  • “Lo siento cariño, pero no”.
  • “Vuelve.”
  • “Es la hora.”
  • “Eso es de tu hermano …”
  • “No, no puedes tener otro”.
  • “No, ahora no.”
  • “No puedo dejarte hacer eso. No puedo dejarte pegar.”
  • “No, hijo, esa es la almohada de tu hermana”.
  • “No estamos haciendo eso ahora, pero estaré aquí”.
  • “No, no puedes subir a mi regazo en este momento. Estás justo aquí delante de mí. Es seguro.”
  • “No. No hay dulces / tiempo de pantalla / juguete nuevo en este momento “.
  • “Sé que los quieres, pero no puedo dejar que los tengas ahora mismo”.
  • “No, te recogeré en un rato, pero no en este momento”.
  • “No, no te dejaré coger otro libro de ese estante”.
  • “No, luego tomaremos un bocadillo. No hay chucherías en este momento “.

Como puedes ver, no existe negociación ni amenazas en estas frases y según las vayas utilizando, aprenderá a tomarlo como respuesta y hacer menos berrinches. Este tipo de consejos muy útiles hacen que los  expertos en psicología y la maternidad sean mucho más llevaderas gracias a que se empieza a entender mucho mejor a nuestros hijos/as.

Es importante educar a nuestros hijos/as en el no para que se puedan convertir en adultos maduros psicológicamente.

Si tienes otro tipo de consulta no dudes en preguntar, contarás con una especialista que te ayudará, incluso a controlar con ayuda psicologíca la ira y la agresividad.

 



Call Now Button