Problemas en el vínculo con el bebé · BVG Psicologia
17481
post-template-default,single,single-post,postid-17481,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Problemas en el vínculo con el bebé

Problemas en el vínculo con el bebé

Problemas en el vínculo con el bebé

¿Establecer un vínculo con tu bebé? Si tienes problemas en el vínculo con el bebé, no estás sola, y es que la nueva maternidad debería ser un momento de felicidad y unión.

Contamos con amplia experiencia de problemas con el vínculo o con la depresión posparto.

Para para algunas madres, especialmente las que tienen complicaciones de salud o problemas de alimentación, el ideal de la felicidad acogedora y alimentada con oxitocina de la madre y el bebé puede no ser la realidad.

De hecho, muchas madres primerizas luchan por establecer un vínculo con sus bebés, una combinación de los retos a los que se enfrentan las madres primerizas cuando se adaptan a un cambio de vida importante, la flagrante falta de cuidados posparto y los altibajos emocionales completamente normales a medida que la madre y el bebé se conectan con el tiempo.

Y, ahora con el miedo y coronavirus, la situación se a complicado mucho más. Son muchas las madres que tienen fobia a salir y al contacto humano por miedo de que sus pequeños contraigan el coronavirus y esto dificulta aún más el proceso del vínculo con los bebés.

Problemas en el vínculo con el bebé, ¿Por qué sucede?

Como recuerda Amy cuando tuvo a su hijo, estaba “más consumida por la posibilidad de que muriera que por la construcción de nuestra relación”, y se vio afectada por la ansiedad durante unos cuatro meses después del parto. Al no entender qué vendría con la llegada del recién nacido, se sorprendió por sus sentimientos.

Mientras que muchos esperan que el bebé se conecte casi inmediatamente con su madre, la realidad es que “Sólo entre los 3 y 7 meses de edad los bebés comienzan a mostrar una fuerte preferencia por los miembros de su propia familia”, citando la investigación publicada en un artículo de un profesional en su libro de “Teoría del apego en el contexto evolutivo moderno”.

De manera similar, las madres a menudo se toman el tiempo para crear un vínculo con sus bebés. Como una antropóloga mencionó “El vínculo no es instantáneo, sino un proceso – una relación que crece a partir de estar juntos con el tiempo”.

Muchas madres no tienen problemas con el vínculo, si no que necesitan más tiempo para estar más cómodas

La brecha entre nuestras expectativas y la realidad puede ser perjudicial.

Una doctora experta explicó que una simple conciencia de lo que está pasando puede ayudar a aliviar la ansiedad y la desesperación. “Muchos pacientes vienen a mí preguntando si tienen depresión posparto”, dijo, “y cuando les explico que lo que entiendo y experimento son los principales pilares de la madurez, sienten un tremendo alivio y sus síntomas desaparecen a menudo”.

Por esta razón, es realmente importante que hablemos de la gama de experiencias de vinculación y que normalicemos los retos a los que se enfrentan las mujeres en una sociedad que ofrece un apoyo desnudo en el posparto.

Experiencias en la vinculación del bebé y las madres

Como sabemos lo importante que es conocer otras experiencias para entender que esto sucede, nuestros psicólogos te muestran dos casos conocidos.

Caso uno

“Debido a mis complicaciones en el parto, que mi bebé estaba en cuidados intensivos y los problemas de posparto, perdí un poco la cabeza. Mi hijo tenía problemas de reflujo y otros problemas de salud y recuerdo que estaba aterrorizada de que mi hijo muriera, y de que no pudiera hacer lo que necesitaba para ayudarlo. Recuerdo que llamé a mi madre sollozando, diciéndole: “Probablemente va a morir”. Nuestro vínculo sufrió ese tiempo. Me consumía más la posibilidad de que muriera que la construcción de nuestra relación.”

Muchas mamás tienen problemas emocionales por estrés lo que dificulta aún más formar el vínculo con el bebé

Caso dos

“Intentamos tener a nuestro segundo bebé cuando el primero tenía casi dos años y el embarazo fue casi de inmediato. Estaba dispuesta a quedarme embarazada una vez más porque ya había tenido dos abortos.

Decir que estaba aterrorizada era un eufemismo, y en 2013, mi hija nació. Me costó mucho trabajo hacer malabares con un niño pequeño y un recién nacido porque yo era la cuidadora principal y estaba lidiando con la depresión y la ansiedad posparto. No tuve tiempo de conectar con mi bebé porque no tuve ninguna ayuda con mi niño pequeño.

Sus llantos parecían como si pudieran romper el vidrio. La sostenía constantemente en brazos porque si lloraba mi marido me gritaba que la callara. El resentimiento era enorme. Eso duró losnprimeros tres años.”

“Cuando dejé a mi marido, me di cuenta de que él era la fuente de mi resentimiento y no mi bebe”.

Me diagnosticaron depresión posparto y ansiedad en 2015 y empecé a medicarme. Cuando dejé a mi marido, me di cuenta de que era él quien me molestaba y no ella. Aunque todavía tengo momentos, me doy cuenta de que la ansiedad y el miedo seguirá siendo un problema mientras no lo trabaje”.

Como se puede comprobar con estos testimonios, es normal que existan problemas con el vínculo del bebé al principio y que no se sienta como algo inmediato. La propia relación con nuestros padres se vuelve a remover en el embarazo, las complicaciones del vinculo de la madre con su propia madre es la base de la dificultad en el vinculo madre-hijo, la familia es todo un sistema que se entreteje de generacion en generacion.

Por las madres que están luchando: Cada día es un nuevo día. Respira hondo, empieza de nuevo, y confía en tu naturaleza: vas a estar bien.

Gracias a las mujeres que compartieron sus historias. Si cree que sufre de depresión posparto, puede pedir cita o contactar con nuestro número de teléfono, estaremos encantados de poder ayudarte.



Call Now Button