Neuroticismo y personalidad: Los 5 rasgos de personalidad ·
17609
post-template-default,single,single-post,postid-17609,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default

Neuroticismo y personalidad

Neuroticismo y personalidad

Neuroticismo y personalidad

Desde nuestro centro de psicología, os vamos a hablar sobre el neuroticismo y personalidad ya que son factores muy determinantes a la hora de realizar nuestras consultas.

Sabemos de primera mano que estos conceptos son muy nuevos para muchos de nuestros lectores, por lo que intentaremos explicar un poco a fondo de forma corta y concisa para que sea lo más claro posible.

Neuroticismo y personalidad: modelo de cinco factores de personalidad

El modelo de cinco factores explica las diferencias en la personalidad y la forma en que las personas se comportan.

En psicología, estas cinco dimensiones amplias (los ‘Cinco Grandes’) se utilizan comúnmente en la investigación y el estudio de la personalidad. Desde finales del siglo XX, estos factores se han utilizado para medir y desarrollar una mejor comprensión de las diferencias individuales en la personalidad.

Estos cinco factores son:

  • Apertura a la experiencia ( inventivo-curioso vs. consistente-cauteloso ) O
  • Conciencia ( eficiente-organizado vs. extravagante-descuidado ) C
  • Extraversión ( sociable-enérgico vs. solitario-reservado ) E
  • Amabilidad ( amigable -compasivo vs. desafiante- insensible ) A
  • Neuroticismo ( susceptible- nervioso vs. resistente – seguro) N

Se miden en continuos, por lo que un individuo puede ser muy neurótico, poco neurótico o en algún lugar entre estos dos extremos.

A continuación, vamos a explicar cómo afecta el rango de personalidad de neuroticismo y cómo puede ayudar una buena terapia psicológica.

¿Cómo se evalúan los 5 factores de la personalidad?

Los cinco factores pueden evaluarse mediante una serie de medidas, incluidos cuestionarios de autoinforme.

Se le pide a un sujeto que lea una serie de descripciones o adjetivos y que califique la precisión con la que describen su propia personalidad en una escala Likert (por ejemplo, 1 – Totalmente en desacuerdo a 2 – Totalmente de acuerdo).

Explicación a fondo de los 5 rangos de la personalidad

Aunque los títulos se intuyen, vamos a explicar un poco más a fondo qué son y cómo influyen en la persona los rasgos.

Abierto a la experiencia

La apertura a la dimensión de la experiencia de la personalidad se caracteriza por la voluntad de probar nuevas actividades. Las personas con niveles más altos de apertura son susceptibles a ideas y creencias no convencionales, incluidas aquellas que desafían sus supuestos existentes.

Disfrutan de experiencias artísticas y culturales, visitan galerías de arte, museos, teatros, escuchan música y viajan a nuevos destinos. Están más abiertos a culturas y costumbres desconocidas.

Conciencia

Las personas que son conscientes son más conscientes de sus acciones y las consecuencias de su comportamiento que las personas que no lo son. Sienten un sentido de responsabilidad hacia los demás y, en general, son cuidadosos en llevar a cabo las tareas que se les asignan.

A las personas concienzudas les gusta mantener un ambiente ordenado y están bien organizadas. 

Las personas con altos niveles de conciencia también exhiben un comportamiento más orientado a objetivos. Establecen metas ambiciosas y están motivados para lograrlas. Sin dejarse intimidar por el trabajo duro, están ansiosos por tener éxito en todos los aspectos de sus vidas, incluidos los logros académicos y en la promoción de sus carreras.

Las personas inconscientes tienden a tener un comportamiento más impulsivo. Actuarán por capricho de último minuto en lugar de considerar las consecuencias de sus elecciones.

Extraversión

La extraversión se caracteriza por un comportamiento abierto y socialmente seguro. Los extrovertidos son sociables, conversadores y, a menudo, atrevidos en situaciones sociales. Disfrutan de ser el centro de un grupo y, a veces, buscan la atención de los demás.

Los extrovertidos disfrutan conociendo gente nueva y están felices de presentarse a extraños, prosperando en compañía de otros.

Este rasgo de personalidad se mide en un continuo introversión-extraversión. Los individuos que encajan en el medio de los dos rasgos se describen como ambivalentes.

Introvertidos: las personas con bajos niveles de extraversión muestran un comportamiento constante. Son más tranquilos y a menudo se sienten tímidos con otras personas. Pueden sentirse intimidados al estar en grupos grandes, como fiestas, y a menudo intentarán evitar reuniones sociales exigentes.

Amabilidad

Las personas que obtienen una puntuación alta en las medidas de amabilidad son amigables y cooperativas. A menudo consideradas más agradables por sus compañeros y colegas, las personas agradables confían en los demás y son más altruistas, dispuestas a ayudar a los demás en momentos de necesidad.

Su capacidad para trabajar con otros significa que a menudo trabajan bien como miembros de un equipo.

A las personas agradables no les gusta verse envueltas en discusiones, conflictos con otros y otras formas de confrontación. Buscan pacificar y apaciguar a los demás, actuando como el “pacificador” mediador de su grupo.

No obstante las personas que son demasiado amables, pueden a veces necesitar ayuda para  solucionar problemas emocionales debido a que se vuelcan demasiado en terceras personas y dejan su yo a un lado.

Los individuos que son desagradables obtienen una puntuación más baja en esta dimensión de la personalidad. Están menos preocupados por complacer a otras personas y hacer amigos. Las personas desagradables sospechan más de las intenciones de otras personas y son menos caritativas.

Neuroticismo

Esta dimensión de la personalidad se mide en un continuo que va desde la estabilidad emocional hasta la inestabilidad emocional o el neuroticismo. Las personas con puntuaciones altas de neuroticismo suelen ser personas que se preocupan constantemente. Tienen más miedo y a menudo se sienten ansiosos, pensando demasiado en sus problemas y exagerando su importancia. En lugar de ver lo positivo de una situación, pueden insistir en sus aspectos negativos.

El neuroticismo puede hacer que una persona se enfrente con menos éxito a los factores estresantes comunes en su vida cotidiana. En cambio, a menudo se sentirán frustrados con los demás y pueden enojarse si los eventos no ocurren como desean. Conseguir estabilidad emocional es una demanda común en la consulta y supone el reto de enfrentarse con los rasgos más característicos de uno mismo.

Las personas con puntuaciones bajas de neuroticismo están menos preocupadas por estas preocupaciones negativas. Pueden permanecer más tranquilos en respuesta a situaciones estresantes y ver los problemas en proporción a su importancia. Como resultado, tienden a preocuparse por estos problemas en menor medida.

Acudir al psicólogo por este tipo de personalidad es una de las formas de cómo ayuda la consulta de psicología a los cambios internos. 

El neuroticismo de una persona puede tener repercusiones en su relación con los demás. Un estudio encontró que las personas en las relaciones eran menos felices que otras parejas si su pareja obtuvo una puntuación alta en el rasgo de personalidad (Headey et al, 2010).

Aunque el neuroticismo es un rasgo de la personalidad, existe terapia psicológica para poder llevar un poco mejor este rasgo y que no afecte negativamente al día a día consiguiendo y logrando metas en el individuo.

 

En nuestro centro de psicólogos en Málaga conseguimos que clientes con estos rasgos aprendan a conquistar nuevas metas y objetivos consiguiendo de esta forma, la plenitud en su vida personal.

 



Call Now Button