La base de la Inteligencia Emocional · BVG Psicologia
16309
post-template-default,single,single-post,postid-16309,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

La base de la Inteligencia Emocional

La base de la Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional entendida como la capacidad de conocer el comportamiento y las emociones propias y de los otros, tiene como base el control cognitivo.

El control cognitivo que desarrollamos desde pequeños hasta la etapa adulta,  según Goleman, es el predictor más fuerte del desempeño del éxito personal, por encima del nivel socio-económico familiar o del  coeficiente intelectual .

Es la capacidad para autorregularse voluntariamente, tener una flexibilidad psicológica para adaptarse al medio, la capacidad de dar la mejor respuesta para alcanzar el objetivo y ser práctico. De forma que con control cognitivo se maneja de forma más efectiva las dificultades que se encuentran para continuar con su meta. De manera que se realiza un esfuerzo para decidir por encima del malestar psicológico temporal, se adapta al medio y se restaura antes el equilibrio. Digamos que se centra en ignorar distracciones y en la capacidad para enfocarse.

El control cognitivo no se trata de suprimir el pensamiento y las emociones porque la voluntad de eliminar pensamiento y emociones en la mayoría de las ocasiones tiene como resultado el efecto contrario (por ej; decir no pienses en un árbol, evoca lo contrario a lo que se desea). Esto tiene más que ver con hacer lo que uno quiere con conciencia, ignorar distracciones y tener la capacidad de inhibirse, aunque una parte de la persona no quiera (por ej, el ejercicio de demora de la gratificación donde se le presenta a un niño un caramelo y se le dice que si no se lo come en 30 minutos, le darán dos caramelos más).

Capacidad de cambiar el foco de atención, evitar, racionalizar

Sin educación emocional, poco sirve tener muchos conocimientos intelectuales. El control cognitivo es la capacidad de incluir conciencia de la emoción y poder autorregularse, es el pilar de la inteligencia emocional.

Este concepto es una habilidad educable, desde la infancia necesitamos una formación emocional que nos identifique la reacción emocional con la emoción que la desencadena y la mejor manera de respuesta, de manera que el niño aprende que aunque las emociones nos invadan podemos volver a coger el control.

Desde BVG Psicología, la psicoeducación emocional es el punto de partida necesario para el bienestar.

No Comments

Post A Comment

Call Now Button