Familia; estructuras de dolor y amor · BVG Psicologia
16590
post-template-default,single,single-post,postid-16590,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Familia; estructuras de dolor y amor

Familia; estructuras de dolor y amor

La familia:

La familia se instaura en estructuras de organización que ayudan al dolor o al amor de cada uno de nosotros.

Es el núcleo social al que pertenecemos desde que nacemos, se trata del primer grupo al que nos vinculamos emocionalmente, y del que los apegos establecidos se transmitirán a otros grupos de pertenencia. Según el tipo de estructura en la que nos encontremos así apoyará nuestra salud psicológica; generando personas con amor desde familias sanas o con dolor.

La estructura de la familia se crea por las demandas de necesidad funcional que forman las interacciones de la organización familiar, S. Minuchin en su terapia familiar estructural, clasifica tres tipos de estructura de familia.

 

La familia funcional:

 

  • Es colaborativa
  • Mantiene un funcionamiento en formato circular,
  • Se hace sentir perteneciente a los miembros, hay amor
  • Facilitadora del desarrollo de cada uno de los miembros
  • Cuidan el amor propio de los miembros
  • Respeto por las características de cada participante
  • Buena interacción entre ellos
  • Buen equilibrio emocional
  • Recursos saludable ante los conflictos
  • Vínculos afectivos sólidos y sanos
  • Límites jerárquicos, claros, permeables y flexibles
  • Liderazgo democrático

 

Familia estructural:

  • Estructura autoritaria
  • Sin función real de familia,
  • Vínculo afectivo por decreto
  • Negación de la individualidad y su desarrollo, genera dolor
  • Creencias narcisista sobre la familia
  • Mitos familiares que apoyan el narcisismo
  • Límites rígidos e implacables
  • Se idealiza la figura del líder
  • Tienen figuras expiatorias para mantener la estructura
  • Miembros neuróticos, con ansiedad, con miedos, con dificultades en su amor propio y en los límites personales

 

Familia disfuncional:

 

  • Los miembros que protagonizan la familia son irresponsables y volubles
  • Sin tolerancia al estrés
  • Reacciones imprevisibles, impulsivos e incontinentes
  • Los hijos adoptan rol de protección, son responsable y maduros antes de tiempo.
  • Falta de afectividad saludable hacia los descendientes
  • Sin estructura ni límites claros
  • Normas cambiantes y arbitrarias

 

La familia es un grupo social natural, que determina las respuestas de sus miembros para su protección psico-social y su acomodación o transformación de la cultura a la que pertenecen. En la familia la matriz es el sentido de permanencia y de identidad.

Los límites que la familia en particular desarrolla, están formados por las reglas que definen sus miembros. Estos se encargan de proteger el equilibrio de la familia; con sus funciones y demandas específicas.

En la familia hay subsistemas que se relacionan en distinto orden jerárquico según la estructura que la familia en concreto tenga, los subsistemas de la familia se ajusta a los límites siempre que estos sean claros y funcionales. Los límites de cada estructura familiar oscilan entre los extremos más rígidos y los más difusos.

En función de los límites se puede encontrar dos tipos de familias:

 

Aglutinadas o desligadas. Estos tipos de familias tienen distintos estilos transaccionales, las formas de relacionarse están directamente relacionadas con el estilo que identifica a la familia.

Las familias aglutinadas:

Exaltan el sentido de pertenencia, aun a costa de la ausencia de individualidad, las conductas de los miembros repercuten sobre la familia al completo. Son familias rígidas que responden con intensidad a cualquier asunto de uno de sus miembros.

Las familias desligadas:

En el otro extremo, las familias desligadas no se ven afectadas por la vida de los miembros, son más independientes, no se sienten pertenecientes y no tienen sentido de grupo al que pedir y dar ayuda. La familia como recurso no suele responder a las necesidades de los miembros, sólo en caso de máxima intensidad se puede activar la protección familiar.

“La vida familiar está llena de crisis mayores y menores—subidas y bajadas de salud, éxito y fracaso en la carrera, el matrimonio y el divorcio— y todo tipo de personajes. Unidos por lugares, y eventos e historias. Con todos estos detalles, la vida se graba en la memoria y la personalidad. Es difícil imaginar algo más nutritivo para el alma”.

Thomas Moore

Dentro del apasionante mundo de la psicología familiar y la terapia familiar de Minuchin, él continúa exponiendo los distintos componentes y elementos que forman la expresión particular de cada familia. Los subsistemas, las alianzas entre los miembros, los límites, las transacciones, la comunicación, los vínculos…distintos aspectos que en la consulta de psicología individual también se han de tener en cuenta para trabajar las dificultades de una persona, pues no solo es ella, es ella como persona y todo lo que le acompaña.

Las dificultades de cambio no solo se encuentran en el interior, en muchas ocasiones hay toda una realidad que se resiste al crecimiento de uno de los individuos por el cambio que refleja en los demás.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Call Now Button