El miedo a conducir · Amaxofobia · BVG Psicologia Blog ·
16102
post-template-default,single,single-post,postid-16102,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

El miedo a conducir

El miedo a conducir

Miedo a conducir o Amaxofobia

La fobia a conducir es un miedo intenso o irracional ante la situación de conducir un vehículo o de pensarlo. La persona afectada es consciente de que el miedo es excesivo y desconoce las estrategias para poder afrontar la ansiedad que le provoca la conducción o el hecho de pensar en ello.

Las reacciones de miedo se expresan en tres niveles:

Nivel emocional o fisiológico:

La persona tiene sensaciones de  ansiedad, inseguridad,  tensión muscular, náuseas, rigidez, aumento del ritmo cardíaco, sudoración, diarrea, mareos, sensación de hormigueo en extremidades, visión borrosa, etc.

Nivel cognitivo:

Los  pensamientos en estos momentos son catastrofistas y exagerados, relacionados con sufrir un accidente, experimentar ansiedad, o  perder el control.  Aparece un intenso miedo a morir y/o provocar la muerte a otros.

Nivel conductual:

La fobia a conducir hace que el afectado  evite conducir o  conduce sólo si se dan algunas circunstancias específicas: conducir acompañado, conducir sólo por algunas vías, llevar medicación, conducir a baja velocidad, hablar por teléfono para distraerse de los pensamientos negativos y tranquilizarse, etc.

El miedo a conducir se denomina Amaxofobia y puede limitar significativamente la vida de la persona afectada. La intensidad de la fobia a conducir varía en función de las dificultades que ocasiona y del grado de malestar que se vive. Las causas negativas derivadas de la limitación que provoca puede ser tener que rechazar trabajos en los que se requiere conducir, depender de otra persona para desplazarse, no sacarse el carnet de conducir o no utilizarlo.

Hay perfiles de miedos que se expresan en diferentes situaciones relacionadas con la conducción y hay otras que sólo muestran dificultad en algunas  como pueden ser conducir por autopista, pasar por un túnel, conducir solo, salir de su zona conocida o de seguridad,etc

Este miedo puede aparecer tanto conductores con poca experiencia (menos de 2 años) como a en conductores con experiencia.  Existe una mayor incidencia en mujeres que en hombres. La edad media de aparición del problema se da en torno a los 30-40 años. Condiciones como conducción bajo factores climatológicos adversos, condiciones de tráfico denso, circulación nocturna, la responsabilidad de llevar ocupantes en el coche -especialmente niños-, pueden agravarlo.

Aparición del miedo a conducir

La fobia a conducir puede aparecer debido a uno o varios de los siguientes motivos:

-Una mala experiencia directa o indirecta: haber sufrido un accidente, que lo haya sufrido una persona allegada, o haber presenciado un accidente de tráfico traumático.

Transmisión de la información: miedos inculcados por otras personas como los familiares, amigos, reportajes o noticias sobre los accidentes de tráfico.

– Ansiedad elevada o crisis de ansiedad en el coche: experimentar ansiedad en el coche debido a algún factor que, originariamente, no tenía ninguna relación con la conducción -problemas laborales, familiares, económicos, procesos de cambio y adaptación- pueden propiciar el  desarrollo de una fobia a conducir y por tanto, asociar, a partir de ahí, la conducción con  ansiedad.

-Factores predisponentes: aun viviendo alguna de las situaciones anteriores, hay personas que desarrollan la fobia a conducir y otras no. Dependerá de la existencia o no ciertos factores predisponentes  o de vulnerabilidad.

No Comments

Post A Comment

Call Now Button