BVG Psicologia | El cambio en la consulta de psicología
18134
post-template-default,single,single-post,postid-18134,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-7.6,vc_responsive

El cambio en la consulta de psicología

El cambio en la consulta de psicología

A diario en consulta de psicología vemos como estamos viviendo una época de cambios, adaptación y avances constantes que nos pide adquirir nuevas actitudes y planteamientos para poder incorporar las novedades. Todos formamos parte de la sociedad y esta va incorporando nuevos avances o situaciones que tenemos que asumir, desde temas tecnológicos como la firma digital, dejar de fumar en establecimientos públicos, o estar confinados por una pandemia, motivos muy diferentes y muchos, que nos llevan a cambiar para adaptarnos.

Ante los cambios tener conocimientos de la novedad nos genera mayor sensación de seguridad y esto promueve la salud psicológica.

 

El enfoque del cambio en la consulta de psicología se basa en que la adaptación es una capacidad biológica imprescindible para la supervivencia, saber adaptarse a los cambios modificando o adquiriendo una conducta es vital para lograr alcanzar las dificultades que pueden surgir.

 

La versatilidad del comportamiento en las conductas adaptativas también es necesario en el plano cognitivo, las creencias o los valores.

 

Cuanta más capacidad de adaptación tenemos más facilidad para estar con el entorno vamos a poder desarrollar y eso se traduce en una mayor acomodación psicológica. La flexibilidad psicológica va de la mano de la adaptación, es el esquema psicológico que podemos poner en marcha para tener una mente abierta, admitir las novedades y para renunciar a las antiguas creencias y esquemas obsoletos.

 

La capacidad de cambio se relaciona con los siguientes aspectos:

  • Capacidad de respuesta con flexibilidad
  • Capacidad de reorganizar las prioridades ante los cambios
  • Capacidad de aceptación a los cambios
  • Promotor de cambio
  • Visión abierta y flexible a nuevos acontecimientos

 

Vivir el cambio

La vida es dinámica, el cambio forma una parte necesaria del crecimiento personal del individuo, la codificación biológica tiene dos aspectos contrapuestos al respecto. Por un lado tiende a querer mantener lo conocido para el ahorro de recursos, mecanismo necesario y al mismo tiempo el cambio supone una readaptación constante que genera evolución en la vida. El cambio genera una mayor creatividad.

El proceso de cambio en el ámbito personal:

  • Ser consciente y señalar los momentos que necesitan un cambio
  • Analizar y observar las situaciones para encontrar las respuestas más adecuadas aunque supongan una novedad.
  • Prevenir situaciones de cambio antes de que se den
  • Adaptarse a las distintas situaciones que la convivencia genera.

 

Cómo aceptar los cambios en nuestra vida:

  • Ser abiertos y responder constructivamente a los cambios.
  • Aceptar los cambios y buscar la posibilidad y oportunidad de desarrollo personal.
  • Apoyar y promover nuevos planes y procesos.
  • Formar parte del cambio.

 

Las emociones ante los cambios

Las emociones son el motor de acción de las personas, tanto si son positivas como negativas. Las emociones generan reacciones en forma de comportamientos que pueden promover el crecimiento siendo favorables para uno mismo o ser comportamientos perjudiciales y de bloqueo.

La alegría es una emoción favorable mientras no se rebase en intensidad y se convierta en euforia o manía perjudicando a la persona.

 

 

Características para un cambio eficaz:

De acuerdo con esto, el cambio se potencia más eficaz si tenemos en cuenta los siguientes aspectos.

  • Conocerse a sí mismo, para ayudar a tomar la decisión de cambio
  • Gestionar las situaciones de tensión que suele acompañar al cambio
  • Conocer la motivación sincera de la decisión.

 

 

Resistencia al cambio

La resistencia se entiende como las dificultades que ponemos por medio ante el cambio.

Se puede definir como aquellas fuerzas restrictivas que obstaculizan un cambio. Es un fenómeno psicosocial que nos muestra básicamente tres aspectos:

 

Etapas del cambio

 

Etapa 1. Negación o impacto inicial:

La persona percibe un riesgo posible generado por el cambio, siente ansiedad, tiene dificultades para dominar la nueva situación y prefiere quedarse sin el cambio, en el pasado. Predisposición inclinada a que nada cambie. En esta etapa la destreza para afrontar cambios es muy baja.

Etapa 2. Defensa:

La persona se aferra a aquellas señales que justifique el no cambio. Poco a poco puede empezar a realizar una valoración de las ventajas y desventajas que ofrece el cambio y comenzar la etapa de aceptación. Se toma conciencia de la situación y se duda sobre el modo de actuar.

Etapa 3. Aceptación:

En esta etapa hay tres novedades importantes:

  • Se empieza a reconocer y a aceptar algunos cambios
  • Se empieza a renunciar a comportamientos de resistencia
  • Se empieza a experimentar la necesidad de encauzar y de aprender a manejar algunos resortes de la transformación.

 

Etapa 4. Adaptación o asimilación:

Cuando las consecuencias del cambio se hacen evidentes y provocan satisfacciones en la persona, dando nuevamente sentido a su vida. Se abandona la idea de estabilidad por la de posibilidad de cambios.

 

Atrévete a vivir el cambio 

Consulta en Málaga, Rincón de la Victoria y online 

 



Call Now Button