El apego desde el budismo y la psicología · BVG Psicologia
16663
post-template-default,single,single-post,postid-16663,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

El apego desde el budismo y la psicología

El apego desde el budismo y la psicología

El apego desde el budismo y la psicología

 

El apego desde el budismo es entendido como la forma de crear condicionamientos que crean, a su vez, sufrimiento, son ideas que se convierten en emociones de malestar. La psicología para adultos tiene sus propias teorías del apego como la de J Bowlby, que habla de las relaciones y los vínculos entre las personas según la experiencia vivida en la infancia.

La liberación del sufrimiento desde el planteamiento budista que luego recoge ciertos enfoques psicológicos se basan en cuatro pilares

 

Las cuatro nobles verdades del apego en el budismo:

  1. El sufrimiento existe
  2. Hay una causa del sufrimiento; el apego
  3. El sufrimiento puede cesar
  4. El método es el óctuple noble sendero; 8 pasos a seguir según el budismo.

 

El apego desde el budismo y la psicología

 

Tomar conciencia y observar es actuar

Tomar conciencia de nuestras emociones y reacciones ante las manifestaciones del miedo y las diferentes situaciones forma parte de observar, la actuación necesita, tiempo y reflexión, para sentir la coherencia interior. La aceptación de la realidad es una condición importante para el cese del sufrimiento. Tratamos de poner condiciones a la vida, no queremos aceptar la muerte propia ni de los otros queridos, se hace tabú, se evita. La aceptación de la vida tal como es, es parte de la flexibilidad psicológica ante la vida.

Ante la falta de aceptación lo que nos ocupa es el sufrimiento y la rigidez de las condiciones que cada uno pone a la vida, en lugar de aceptar la realidad como viene y actuar en correspondencia y de acuerdo a los propios valores, nos negamos a aceptar aquello que no está en nuestras expectativas y nos creamos sufrimiento.

Los tipos de sufrimientos:

Hay dos tipos de sufrimiento; el propio por naturaleza, en los que los momentos dolorosos nos hacen sufrir, como por ejemplo el duelo por la pérdida de un ser querido. Forma parte de la existencia humana.

La segunda categoría de sufrimiento es el sufrimiento generado por la mente que reacciona ante acontecimientos resistiéndose a la vida y sigue acumulando sufrimientos por expectativas de apegos poco reales.

 

Tipos de condicionamientos  y compulsiones de satisfacción:

Son aquellos condicionamientos que ponemos a nuestro bienestar como metas que alcanzar para realizar aquellas compulsiones que tratan de generar satisfacción y que acaban por sumar sufrimiento.

  • No me puedo morir, preocupaciones en exceso
  • Debo ser siempre perfecto, rigidez y críticas dañinas
  • Mi familia no tiene problemas, apariencias y exigencias costosas.
  • La juventud es eterna, no aceptación del paso del tiempo
  • Mi nivel de economía debe ser elevado, ambición sin final
  • No me equivoco nunca, poca introspección
  • No puedo vivir solo, dependencia de las relaciones

 

Prácticas de la vida:

Las prácticas de la vida que el budismo nos enseña están basadas en no hacer daño.

  • Con la verdad se sigue una ética recta, sin engaños
  • Con el amor todas las acciones son amables
  • El medio de vida no puede estar basado en el daño a otros
  • El pensamiento mismo tiene que cuidar al otro y no ser hiriente
  • El entendimiento recto, para poner nuestra vida en aquello que es bueno
  • Ser más constructivos que destructivos

 

 

La ley del desapego

La ley del desapego del budismo es la vía para alcanzar la felicidad. El apego es una expresión de inseguridad, en el momento que se aprende a renunciar a los condicionamientos, se libera del apego.

Renunciar al apego a las cosas, no implica rendirse ni ser una persona pasiva,  no se renuncia a la intención, si no al interés del resultado, de tal manera uno se desliga al deseo que se confunde con la necesidad de perseguir metas que en el fondo no nos alimentan

 

“El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”

 

El apego está basado en la confianza, frente a la inseguridad de la pérdida que nos conduce a la dependencia con las cosas materiales o con personas y patrones relacionales dañinos.

No depender de lo que tenemos, a nivel material y emocional es la base para amar desde la confianza y la seguridad.

Si uno entiende que llegó al mundo sin nada y nos morimos sin nada, todos aquellos bienes materiales y personas que “poseemos”, no nos van a poder acompañar en la muerte.

La incertidumbre es compañera de la línea de la vida, que se trata de paliar con apegos, con posesiones que brindan tranquilidad efímera.La certeza y la tranquilidad no se consigue con las posesiones, sino al contrario, trae más inseguridad y más apegos.

El desapego, la incertidumbre, la flexibilidad, lo efímero, son prácticas diarias frente a lo desconocido, son las nuevas experiencias que alimentan la vida

Los problemas como oportunidades de cambio:

Los problemas conllevan oportunidades de cambio, pensar, sentir y hacer; la paciencia y la espera dará la respuesta, forzar la solución con nuestros condicionamientos y necesidades de apego, dan sufrimiento.

Abrirse a la incertidumbre y manejarse en las oportunidades de la vida y confiar, nos equilibra mentalmente.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Call Now Button