Como dejar de sufrir el efecto Pigmalión · BVG Psicologia
17178
post-template-default,single,single-post,postid-17178,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default

Como dejar de sufrir el efecto Pigmalión

Como dejar de sufrir el efecto Pigmalión

El efecto Pigmalión se refiere a la posible influencia de las creencias que tenemos acerca de los otros y  estos otros sobre nosotros e influyendo en nuestra conducta.

En muchos de las consulta del despacho de psicólogos en Rincón de la Victoria vemos la gran carga e influencia que tienen las expectativas de los otros sobre uno y el modo de influir en las expectativas sobre sí mismo y en su comportamiento.

¿Que es el efecto Pigmalión?

Robert Rosenthal es el autor del estudio que demostró dicha influencia sobre el rendimiento del sujeto. Aludiendo al mito griego Pigmalión; este era un escultor que creó una escultura de  mujer, de la que se enamoró, Galatea. Sintiendo tanto amor por su escultura pidió a los dioses que la convirtieran en mujer.

La diosa Afrodita concedió el deseo a Pigmalión y dio vida a Galatea, con la que se casó y tuvieron una hija del amor. El escultor volcó tanto deseo en su escultura que los dioses la dieron vida.

De este mito recibe el nombre que Rosenthal acuño a las características que estudió; el hecho de que las expectativas que tenemos sobre personas de nuestro entorno más cercano se vean hechas realidad, llegando a influir en su comportamiento, en su rendimiento y en su forma de responder a la vida.

El experimento de Rosenthal consistió en dar información favorecedora sobre algunos alumnos a sus profesores, diciendo que tenían más capacidades que otros sin ser cierto. Lo que demostró que sus profesores se comportan de acuerdo a las expectativas creadas sobre ellos,  de una manera diferente y positiva haciendo que el éxito de estos estudiantes mejorará.

Ir al psicólogo y el efecto Pigmalión

En el gabinete de psicólogos el efecto nos muestra su cara menos amable, personas que han interiorizado el mensaje negativo que las personas más cercana, habitualmente los cuidadores de su infancia, han transmitido con gestos, mensajes verbales, atenciones mal dirigidas…que acababan manifestando la profecía autocumplida; al final la persona hace aquello que esperan de él.

Los ejemplos más sencillos, que no los únicos, son los de aquellos niños que se le tacha de simples, de traviesos, de buenos… eso esperan de ellos, y eso acaban siendo.

En la pareja la autoprofecia más habitual es la infidelidad, tanto se dice al otro sobre la expectativa de que esto suceda que acaba pasando.

El efecto Pigmalión lo vemos en psicología infantil; en la crianza de los niños, en la educación, en los problemas de conducta en los niños. En psicología para adultos; en los problemas de pareja, en los cuadros de depresión y ansiedad, la persona puede experimentar este efecto. Su detección y cambio genera buenos resultados.

 

«Trata a un ser humano como es, y seguirá siendo como es. Trátalo como puede llegar a ser, y se convertirá en lo que puede llegar a ser» Blaise Pascal.

 

Con el efecto Pigmalión queda demostrado la importancia de la sugestión, la connotación de nuestras interpretaciones, las expectativas y las creencias que tenemos, y es aplicable de uno hacia los otros, de los otros hacia uno mismo e incluso, de uno mismo sobre sí.

Conocer qué comunicamos de nosotros mismos a través de los gestos, la postura, la mirada y la expresión está condicionado por nuestra forma de pensar sentir hacer sobre nosotros mismos, y por aquello que pensamos que los otros pensaban de uno.

Revisa aquello que piensas sobre ti mismo y que en lugar de ayudarte a afrontar las situaciones te hacen sentir pequeño y poco competente. No se trata de crear castillos en el aire, es un ejercicio de autoconocimiento y de oportunidad, basado en un criterio lo más objetivo, ser sinceros en las posibilidades y tratarse con mayor respeto.

En la educación de los hijos e hijas, las expectativas que tenemos sobre los menores pueden condicionar en la conducta, interiorizando esas generalizaciones como;  “nunca escuchas”, “así no aprendes”, “eres tonto”…que pueden tener efectos negativos y que en ocasiones acaban por verse como una carga en las sesiones de adultos inseguros de sí mismos, en los conflictos de pareja, conflictos laborales y conductas de niños.

En la psicología para el apego y la aceptación; con nuestros seres queridos implica no pretender que sean lo que nosotros pensamos que son, mirar más allá de lo que nuestras creencias nos dice y encontrar su expresión más genuina y espontánea, donde son la mejor versión de sí mismos y donde se encuentran felices.

 

  • Podemos influir en nuestros allegados al tener una creencia de nivel de rendimiento pobre referente a sus recursos personales, considerándolos débiles e inseguros, lo que les hará sentir torpe, inútil, flojo e inseguro.

 

  • Tener unas altas expectativas sobre ellos implica buscar óptimos resultados y no estas nunca conforme. Esta presión por sus logros crea una gran carga.

 

 

En BVG Psicología el efecto Pigmalión es uno de los trasfondos psicológicos que podemos resolver en la búsqueda del tratamiento de la estabilidad emocional.

 

!!Impulsamos tu bienestar¡¡



Call Now Button