Celos obsesivos en la pareja · BVG Psicologia. Blog
16835
post-template-default,single,single-post,postid-16835,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Celos obsesivos en la pareja

Celos obsesivos en la pareja

Celos obsesivos en la pareja

 

Los celos obsesivos en la pareja crean una espiral destructiva en la relación, deteriora la base de la convivencia, los valores de confianza, amor y creencia en la pareja se quiebran, en ocasiones llevan a la ruptura  por la dificultad de mantener una relación de bienestar mutuo.

La persona celosa tiene una visión distorsionada de la realidad en combinación con un comportamiento obsesivo sobre el tema, se convierte en el tema principal de la vida del celoso, invierte tiempo en rumiar pensamientos y esfuerzo en buscar detalles, posibles engaños, señales, o cualquier tipo de prueba de engaño y se muestra totalmente contrario a los argumentos que desmontan su postura. A nivel emocional, los celos se acompañan de ansiedad, irritabilidad y agresividad que se descargan en el otro, tienen pensamientos intrusivos y reclaman seguridad y tranquilidad a través de los rituales con los que se controla a la pareja, las constantes preguntas y desconfianzas son en sí una agresión que la pareja sufre.

En los celos el mensaje de fondo y el miedo es la pérdida de la pareja.

 

Dos tipos de celos patológicos.

  • Celos patológicos con base psicótica, en la que la persona siente con gran intensidad y realismo los contenidos de los celos aunque no haya ninguna base real, carecen de autocrítica y las explicaciones o los hechos para razonar los argumentos no consiguen disminuir sus celos.
  • Celos patológicos no-delirantes, también llamados “celos obsesivos”, son celos irracionales, no tienen justificación en el exterior y la persona puede darse cuenta de su incongruencia, sintiendo los pensamientos como intrusivos pero con la necesidad de comprobar su duda.

 

Los celos: del amor a la obsesión

Tenemos la inercia de colocar la causa de nuestras dificultades fuera y acusar a otros o a las situaciones de lo que nos sucede, cuando, en realidad,  un poco de reflexión y experiencia nos demuestra que el porcentaje más alto del desajuste de lo que nos ocurre está directamente relacionado con uno mismo y su mundo de interpretaciones.

La trampa de los celos obsesivos en poner en el otro la causa del malestar personal, eximiéndose de la culpa por sus celos y engordando la queja. Tratándose de celos en pareja, la vinculación directa afecta a la pareja, que no quiere ser el origen del sufrimiento de su cónyuge. El otro implicado se dispone a no crear esas señales que el otro interpreta como amenazas, participa atendiendo las obsesiones que acaban por controlar la misma relación de pareja con múltiples recursos que traten de aliviar sus dudas. Los problemas de pareja se acaban contagiando de un halo de miedo por no despertar los celos y las consiguientes crisis que desencadena, las relaciones sanas de pareja no soportan la carga.

Las fantasías que alimentan los celos hacen sufrir a ambas partes, se convierte en un tema recurrente en la pareja y en el celoso convirtiéndose en una cárcel, una tortura para la pareja. La estructura de pensamiento considera que este malestar se pasa con las medidas que está tomando para verificar si los celos son infundados y afrontar esa realidad que piensa le está ocultando. Que todo pasara, pero la realidad es que cuanto más se trata de controlar, más necesidad de control aparece y al final mayor sensación de descontrol se acaba teniendo. Como en la ansiedad, controlar, termina descontrolando.

Hay personas con celos obsesivos que son más conscientes de su problema, saben que los celos son el reflejo de sus miedos, la inseguridad de no ser suficientes para el otro, los sentimientos de inferioridad, una autoestima baja y apegos dependiente, son características que forman la base de los celos más patológicos.

 

Síntomas de celos patológicos, la celotipia

Las personas con celos que sobrepasa en intensidad, presencia y generan mucho malestar padecen la llamada celotipia. La persona con celotipia no siempre es consciente de su problema, y suele pensar que sus celos son normales. Los síntomas de los celos patológicos se describen a continuación:

  • Los celos no tienen base real, se construyen desde la fantasía y pequeños detalles sin significado real.
  • Se controla a la pareja con llamadas, fotos, ubicaciones, y en caso de no respuesta la peor fantasía parece hacerse realidad.
  • Control de la vida de la pareja, horarios lugares, amigos,…
  • Comparaciones con las personas que se relacionan con la pareja.
  • La fantasía del engaño despierta ansiedad,miedo a perder el control, irritabilidad y desasosiego ante cualquier detalle.
  • Las otras personas que pasan tiempo con la pareja se vuelven blancos de crítica, duda y  parece que molestan.
  • Miedo excesivo a perder a la pareja.
  • Búsqueda de señales de engaño en el comportamiento de la pareja.
  • Se realizan conductas de desconfianza como espiar el movil, escuchar conversaciones, vigilar horarios y donde esta….
  • Los celos afectan la vida del que los tiene y de la pareja, impiden una relación cómoda y siempre están presente
  • Pensamientos frecuentes de que tu pareja te es infiel.
  • Pensamiento frecuente de infidelidad o desinterés por la relación.
  • Se cuestiona e interroga en detalle para encontrar pistas que apoyan los celos.
  • Pensamiento frecuente de infidelidad o desinterés por la relación.

 

“La persona celosa no suele ser así por lo que ve sino por lo que se imagina que ve”. J. Pascual.

Consulta la terapia de pareja en Málaga. Llamanos.



Call Now Button